Como diferenciarte mediante el branding corporativo

En un mercado tan saturado es importante construir la imagen corporativa de nuestro negocio de la manera más inteligente con la finalidad de destacar o diferenciarnos de la competencia. Este artículo puede ayudarte a posicionar y afianzar tu negocio en este mercado tan complicado.

¿Qué es el brading corporativo?

Se trata de reunir todos los elementos y características fundamentales de tu marca, tu producto y tu mercado para realizar las acciones necesarias con el fin de afianzar, expandir y posicionar la marca y el producto. Tenemos que analizar cuáles son las ideas y los elementos que pueden ensalzar los valores de la marca. Sean elementos tangibles o intangibles, tienen que aportar esa diferenciación.

En una sociedad y un mercado tan cambiante y evolutivo, nuestra marca debe ser proactiva a los cambios, no solo reaccionar en defensa. Cualquier cambio debe ser una oportunidad de mejoría. La clave fundamental es aprovechar estos cambios a nuestro favor, como si fueran oportunidades.

¿Y por qué es tan importante el branding?

La ventaja principal es que la audiencia recordará tu marca. Hay que comunicar y conseguir fidelizar al consumidor. El objetivo principal, como hemos dicho antes, es que entre nuestra marca y la de la competencia, el consumidor escoja la nuestra. Si realizamos una buena estrategia de branding el cliente estará satisfecho y recomendará nuestro producto por encima del de la competencia. No hay una publicidad mejor que la de un cliente satisfecho recomendando nuestro producto a otro cliente potencial.

Si utilizamos una buena estrategia de branding conseguiremos mayor estabilidad en el futuro. Una marca bien afianzada puede aguantar cualquier acción publicitaria de la competencia.

¿Cómo se realiza una estrategia de branding?

Para comenzar debemos hacer un análisis de nuestra propia marca y uno de la competencia. Tenemos que definir en qué se diferencia nuestra marca, nuestros valores y filosofía de marca, un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Tenemos que fijar un objetivo.

Pero analizar el entorno de nuestra marca es lo más importante. ¿Cuál es el entorno? El cliente, la competencia, la situación económica, las necesidades que tiene la sociedad en ese momento y nuestros clientes potenciales.

Después de todo este análisis y de haber establecido estas características, debemos ajustar lo que queremos transmitir sobre nuestra marca a todo el entorno que antes hemos enumerado. Que todo se vea reflejado en estos valores. Todo este trabajo conlleva tiempo y su ejecución también. Por lo tanto, el branding no es un trabajo a corto plazo.

Puedes cambiar el logo, el packaging, offset y crear una campaña por todos los medios posibles que se ajusten a nuestra situación y a la actualidad. Pero sobretodo escucha al consumidor y a los clientes potenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *